Pastas de té sin gluten con mermelada La Vieja Fábrica cremosa

pastas-mermelada-linzen-sin-gluten-(1)

A mí a veces me pasan cosas muy locas. Cosas que, si creyese en el destino, me darían incluso miedito, pero como no, me parecen casualidades alucinantes. Este verano quise hacer pastas de mermelada sin gluten. De esas bonitas que tienen un agujerito por el que se ve la mermelada de dentro. Gluten free linzen cookies si las queréis buscar in English. Durante los días libres que me cogí sin bodas en agosto probamos Iván y yo con un par de recetas. De sabor quedaron guachi pero el tema mermelada fue caos porque con los trozos es imposible que quede ni un poco niveladas.

Luego volví a empezar con las bodas y no pensé más en las pastas de té hasta el otro día, en el que, después de verlas en el escaparate de una confiterita y lloriquear un poco, me encontré dándole vueltas al tema mermelada y valorando si sería muy loco meterla en la Thermomix para triturarla bien y que no quedasen trozos. Y en esas estaba cuando me llegó un email. ¡Ding dong! (¿no sería una maravilla que los emails bonitos llegasen con el sonido de un timbre, como una visita esperada?). Me preguntaban si me apetecía hacer una colaboraciön con La Vieja Fábrica cremosa, la nueva crema de mermelada. Mis cara era como la carita amarilla del whatsapp, la de los ojos muy abiertos. ¡Si era eso lo que andaba buscando!

la-vieja-fabrica-mermelada-cremosa-(4)

Estrictamente solo acepto colaboraciones que os puedan aportar algo, así que me puse a buscar en internet, y no encontré apenas recetas como la que yo tenía en mente, creo que tres. Y os lo prometo, celiaquitos míos, tenéis que probarla porque está increíble. Así que dale, mermeladas para casa y yo manos a la obra.

La mermelada de La Vieja Fábrica cremosa, deliciosa y ligera. Me preocupaba que con eso de “en crema” fuera tipo potito, pero no. No es muy suelta y conserva totalmente el aspecto de fruta a pesar de ser una crema. Daba saltos ya pensando en mis galletas, jajaja, por favor tengo que dejar de comer.

la-vieja-fabrica-mermelada-cremosa-(1)la-vieja-fabrica-mermelada-cremosa-(3)

Por supuesto, los no celíacos, vosotros no me preocupáis, tenéis miles de recetas al alcance de un clic. Solo tened en cuenta el tema mermelada porque si es con trozos, ñeeec, error.

Pues va la receta:

250 g de harina Mix C de Schär
85 g de almendra molida
150 g de azúcar glas
2 yemas de huevo
230 g de mantequilla a temperatura ambiente
una cucharadita de ralladura de limón
unas gotitas de esencia de vainilla
una pizca de sal
mermelada de La Vieja Fábrica cremosa
más azúcar glas para cubrir las galletas

 

Lo primero que hice fue dorar la almendra molida en el horno, herencias maniáticas de mi madre. Ella siempre dice que la almendra sin tostar no sabe a nada. Pero no quemada, que amarga. Es un poco estresante este momento, podéis pasar. Si lo queréis hacer, a 80-100º y dándole vueltas cada dos o tres minutos hasta que esté doradita.

pastas-mermelada-linzen-sin-gluten-(3)

Mezclamos la mantequilla con el azúcar glas. Cuando esté muy cremosito añadimos las dos yemas de huevo, las gotitas de vainilla y la ralladura de limón y batimos, batimos hasta que esté esponjoso. Luego, la almendra molida. Y por último la harina, ya mezclada con la sal. Vais a ver que queda muy durita y que cuesta un poco remover bien.

Como las harinas sin gluten van por caminos inescrutables, tenéis dos opciones. Si la masa final os ha quedado blandita, extendedla en dos hojas de papel de horno, una para las bases y otra para las tapas, y  metedla en el frigo una hora. Después con el cortapastas ya es coser y cantar. Si os ha quedado durita la podéis extender con el rodillo y cortarla en el momento. Yo usé un cortapastas especial para galletas linzen que ya traía el dibujito de dentro, pero con cualquiera que tengáis más pequeñito vale.

Importante, yo no las movería. Como tienen que ir una sobre otra es importe que no se deformen para que luego encajen bien.

Truqui 1: quitar la masa que queda alrededor en lugar de mover la galleta.
Truqui 2: si tenéis que quitar la galleta, recortad el papel de horno y movedlo con él. Yo incluso las horneo con él y solo se lo quito cuando están frías. Las masas sin gluten son complicadas de trabajar y, a lo mejor es que soy una cobarde, pero cuanto menos las toque mucho mejor.

Vale, seguimos. Galletas al horno, 180º, unos 15 minutos. Las váis mirando y cuando los bordes se empiecen a poner tostaditos, fuera. Estas galletas molan blanquitas, así que nada de retostartas ni de pintarlas con huevo ni esas cosas. Cuando estén frías, las despegamos del papel de horno y listo. Mola mucho guardar y hornear también las minigalletas que sacamos del centro de las tapas, en mi caso eran corazoncitos.

Ahora viene lo más divertido, la parte de montar y decorar. Primero cubrimos las tapas con bien de azúcar glas, a mí me encanta ponerle un montón pero eso es para gustos. Le vas dando toquecitos con un colador y maravilla, ¡empieza a nevar!

receta-galletas-mermelada-sin-gluten-celiacos-(2)pastas-mermelada-linzen-sin-gluten-(2)

Después solo tenemos que untar con una capita generosa de mermelada La Vieja Fábrica cremosa la galleta de abajo, poner la tapa y presionar un poco. ¡Y listo! Yo estuve tentada a ponerle más mermelada por el agujerito pero luego me pareció suficiente. Y eyyy, ¿qué os parece?, planazo de merienda, antojo satisfecho, receta vuelta a probar y producto nuevo probado también que me llegó como caído del cielo.

receta-galletas-mermelada-sin-gluten-celiacos-(3)pastas-mermelada-linzen-sin-gluten-(4)

Por cierto, además de los mil usos normales de la mermelada, la he metido en el decopen de Lekué y cabe genial, así que también es perfecta para decorar, si los siropes os dan medio asquillo como a mí, ¡qué mejor que con mermelada de la buena!

receta-galletas-mermelada-sin-gluten-celiacos-(1)

Mis celiaquitos, si probáis estas pastas contadme. Y si no lo sois pero tenéis algún amigo o familiar, es una sorpresa increíble para hacerles cualquier día. De llorar. Mil gracias chicos por enviarme La Vieja Fábrica cremosa, la nueva crema de mermelada. Ahora tengo empacho por vuestra culpa.

¡Un besito gigante y feliz lunes, pequeños!

Indara

 

chus

Te han quedado preciosas y seguro que también están buenísimas. Una vez vi una recetas que se hacían poniendo un caramelo en el agujero de la pasta y se derretía en el horno. Esta crema la tengo que probar. Un besito.

Clau

Graciaaaaaaas!!!!!!!!!!!! Como celiaca y madre de celiaca, mañana las hacemos!! Y la mermelada mi hijaodia los trozos, tu también has llegado como dices, caida del cielo. Gracias Indara

Que te lo he dicho en IG pero en el blog están aún más espectaculares!!!!
voy a tener que lanzarme un día a por ellas, hacerlas y comerlas

¿las has hecho con harina normal?
un abrazo

Hola Indara,

Acabo de “aterrizar” aquí viniendo del curso HelloBloggingPRO.

Me ha encantado dar contigo y con tu blog! Confieso que lo que me ha cautivado es parte de tu descripción del blog con eso de “aunque a veces creo que es de todo menos bodas” :D

Y me ha enganchado total tu forma de hablar, con esas cosillas como lo del timbre bonito para los emails” y tus fantásticas fotos!

Un besote desde Deutschland*

Elisabet*

Mª ELENA BARRERA

Me encantan tus cosas, pero con las mermeladas de mi pueblo aún más porque son deliciosas…

Un rincón de mi salón

Mi casa está aún a medio montar. Los que nos seguís desde hace tiempo ya conocéis mi adicción irrefrenable por las mudanzas. Es más, cada vez que vuelvo zen de un viaje largo siento la necesidad de volver a ponerlo todo patas arriba: la casa, la ofi… nada se salva del torbellino de cajas y cinta de embalar.

Pero nuestro piso de ahora cada vez va adquiriendo más sensación de permanente, tiene más pinta de casa de verdad, de hogar, y por primera vez nos imaginamos en él mucho tiempo (si el mes que viene cambio de idea no se asusten).

Hay un rinconcillo en concreto que cada vez que aparece en Instagram me llueven las preguntas acerca del mapa, de las patas del orejero… Os contesto como puedo porque la única gran pega que tiene nuestra red social favoritísima de la historia es que no deja poner enlaces. Es todo muy normalito, pero ese mapa, ese mapa caris hay que tenerlo porque es brutal.

Así que marchando una minisesión de inspiración deco. Rodearse de cosas bonitas siempre es bien. :)

salon-el-sofa-amarilloEmpezamos por lo fácil, el sofá es el archiconocido orejero de Ikea Strandmon. A mí me gustaba más la tela del gris, el azul es un poco “ciertopeloso”, pero al final el color me pareció ideal así que color 1 – tela 0. Y cuando se estropee se estropeó.

Lo que sí que le cambiamos fueron las patas, hacía tiempo que había comprado estas patas de PrettyPegs para otro mueble que nunca fue así que en una tarde de arrebato se la puse al sofá. De todas formas, yo las tenía desde hace mucho, si fuese hoy creo que hubiera comprado el modelo bicolor mint con la parte de abajo dorada, me tienen loca esas patas. :)

Lo demás, una mini estantería inútil total que reciclamos de la anterior mudanza. Estuve a punto de comprar una en condiciones pero reconozco que el efecto libros por el suelo me pareció divertido. A mí. A mi madre la pone histérica porque dice que eso es un nido de mierda. No le falta razón. Luego hay cosillas, un sifón viejo que me trajo mi hermana de Rumanía, los boles de colores que compramos en Marrakech, la Jimena de ganchillo que me hizo mi amiga Marta, su primer amigurumi ever. El marquito blanco con una foto de nuestra boda lo compramos en Nueva York, hecho con escombros de edificios derruidos.

oliver feffers mapa

mapa-con-chinchetas

Vuestro favorito, el mapa de Oliver Jeffers, genialosidad pura y dura. Lo descubrí hace un par de años gracias a María de Tránsito Inicial, que lo enlazó en Facebook. Desde ese momento pasó a encabezar todas las wish lists posibles de cumpleaños, aniversario, Navidad… hasta que cayó. No hay nada como ser cansina. :) Dibujado a mano, textura ideal, papel ideal. Y su inscripción: A Self-Congratulatory Guide to Personal Global Domination. La caña, me tiene loca. Y lo mejor, las chinchetas. La azul para marcar tu cuartel general. Las negras para los territorios conquistados. La roja para tu próximo objetivo.

libros de recetas sin glutenMi pequeña montaña de libros favorita, la de las recetas. Y aunque al final siempre acabo buscando en Internet cuando me apetece cocinar algo raruno, me chiflan los libros, con sus portadas bonitas y sus fotos bonitas. El de las 100 sopas creo que es el mejor de los que tengo, siempre que entendamos por sopas espesas cremas con mucha nata y mucho bacon. Me chifla. :)

Y por supuesto, la superlámina que me hicieron Angi y Javi de Mr. Wonderful para celebrar nuestro primer aniversario de boda. Hace mucho que han dejado de hacerlas y para mí es un orgullo tener una de sus primeras cositas y poder comprobar lo alto que han llegado. Orgullo de amiga absoluto.

rincon de lecturaPor esta mesita también me habéis preguntado pero no os puedo dar muchas referencias porque la compré en una venta efímera de Mimub. Si no conocéis esta página no sé a qué estáis esperando, es mi perdición total. Con ese añadido de ansiedad de que la venta dura tres días y si no te la compras ya te quedas sin ella para siempre. Soy carne de subasta, caris. La he puesto patas arriba para ver si tenía alguna marca o nombre y nada, pero la verdad es que en Mimub la he visto varias veces así que es cuestión de revisarlo de forma periódica.

cama-para-perro

Y la cama de Jimena, que también me habéis preguntado muchísimo. La verdad de la vida es que yo quería que la gordi tuviera también su sofá amarillo, jajajaja, así que hasta que encontré una amarilla y mona no paré. La marca es Majestic Pet y son las camitas más más más bonitas que he encontrado hasta ahora. Los estampados y los colores, todo ideal y nada cursi.

Y ya está. Ya veis que no es nada del otro mundo, pero de momento se ha convertido en el rincón favorito de mi casa, quizás porque en esa esquinita, y por pura casualidad, se agolpan todas las cosas que más me gustan del mundo: leer, viajar, cocinar. Mis amigos. Y Jimena.

¡Un besito enorme y feliz feliz feliz jueves!

Indara

Cuánto añoraba tus post Indara! Tienes una casa re-bonita! La verdad es que es un cúmulo de recuerdos y cosas bonitas que hacen de tu rincón un lugar precioso. y sí, es muy pinterest!

Carla

Peeeerdona pero es una casa pinterest en toda regla!!!!!! El mapa de superencanta también seré cansina jajajaaaa pero los libros en el suelo pienso hacerlo esta misma tarde, gracias por el post!!!!

Angelica

Yo también extrañaba sus post! El gran descubrimiento las camas de los perros! Yo como tú o son cutres o son cursis me encantan todas voy a investigar!

Por fin! pequeña ahora que ya no tenemos bodas digo yo que nos dedicaremos al blog!! hurraaaaaaa!!!!! te echaba de menos!!!!!

Natalia

Me uno a los fuegos artificiales por la vuelta del blog!! Qué mono tu salón, me gusta todo! Yo también tengo una lámina de Mr Wonderful, pero sin colgar… (lo sé, es para matarme).
Muchos besos!

Uff, a mi lo de las mudanzas me da una pereza tremenda, sin embargo siempre estoy maquinando cómo cambiar el aspecto de mi casa, el color, la distribución de los muebles, la utilidad… Me gustan los cambios pero no tan drásticos como para cambiarme de casa, jejeje

El mapa es genial!

chus

Mi madre me diría lo mismo de los libros en el suelo pero a mi me encanta!!!! Yo también tengo mi rinconcito con mis cosas y eso, mi rincón. Feliz fin de semana. Un besito.

chus

Ahhh se me olvidaba, en mi rincón tengo una lámina personalizada de Mr Wonderful, soy una de esas priviliegiadas.

Como buena lectora me encantan los rinconcitos como el tuyo, aunque tengo que reconocer que el tuyo es especialmente bonito. Y menuda maña para cambiarle las patas al sofá!! Precioso!!

Qué rincón más bonito y especial!! Toda casa debe tener como mínimo uno así ;)

No esperes a ser feliz: más fotos de las bodas de este verano.

Es título de este post es un poquito raro, pero es que de repente no os pondía contar una cosa sin la otra. ¡Chispún, se acabó! Nuestra temporada de bodas del verano ha llegado a su fin. Nos marcamos un límite de bodas para este año y lo hemos cumplido. Han sido unos meses absolutamente inolvidables, en los que además de grandes bodas hemos hecho grandes amigos. Y eso, por sí solo, lo vale todo.

Pero antes de enseñaros unas poquitas fotos de lo que ha sido agosto y septiembre (las imágenes de los meses anteriores podéis verlas en el post Un 2014 de boda en boda), quería compartir con vosotros una cosa que me da vueltas en la cabeza desde hace dos días.

Con todo el jaleo, con el ir y venir en muchos meses, llevaba los últimos 15 días fantaseando con un momento en concreto. Ese momento cuando, en el hotel de Sevilla, me despertase por la mañana y me diese cuenta de que no había nada superurgente que hacer. Que fuese lo que fuese podía esperar, por lo menos, un par de días. Que podría remolonear, desayunar tranquilamente, saborear despacito los geniales recuerdos de la boda del día anterior, las risas, los bailes, los momentos entrañables. Podría llamar a la novia y charlar largo y tendido sobre lo bien que nos lo habíamos pasado, sobre la resaca, sobre aquella invitada del tocado divino.

Creo que recreé este momento en mi cabeza tantas veces que ya me lo sabía de memoria, y se presentaba ante mí como la felicidad absoluta, como una meta a alcanzar. Y llegó el domingo, y me desperté en el hotel de Sevilla. No con el canto de los pájaros y un día espléndido de sol colándose por la persiana. Me despertó el móvil y la voz de mi madre me decía que mi querida tía Divi acababa de fallecer. Y así, de sopetón, todo se fue al traste. Durante unos segundos, antes de que las palabras Tía + Divi + fallecer cobrasen todo su terrible significado en mi cabeza, sentí una punzada de dolor egoísta por mi momento de felicidad injustamente arrebatado. Era mío, llevaba meses trabajando mucho, estaba agotada… quería ese momento, lo necesitaba. Y no pudo ser.

Y entonces me di cuenta. Una cosa simplísima.

Qué tontería es esperar a un día

para ser feliz

Lo sabéis de sobra, lo habéis leído en mil imágenes cutres de autoayuda de esas que odiamos y en mil cadenas de mails. Yo también. Ahora sé que es verdad. :)

Y ahora sí, ¡que empiece el desfile de fotos de boda, señoras! Al igual que la otra vez, mix de preparativos, de momentos antes, durante y después, sin orden ni concierto, todo inmortalizado con el móvil, con prisa y pulso temblón. Espero que las disfrutéis tanto como yo preparando cada uno de estos momentos. Las fotos buenas están en camino.

Un beso gigante y FELIZ martes, pequeños.

Indara

 

 

 

La foto nº 8 me trae recuerdos de mi boda en el mismo sitio, que hizo, precisamente ayer, un añito!

La mía prácticamente no la preparé, porque en realidad no me gustan nada las bodas. ¿Que cómo entonces decido casarme y además me dedico a leer un blog sobre bodas? ¡Pues porque todo lo que haces y lo que cuentas es una verdadera delicia!

Gracias por recordarnos que no hay que esperar a mañana para ser feliz! ;)

+besos

Rafa

Hola Indara, soy el papa de Alba.

Solamente, quería felicitaros y daros las gracias, por el gran trabajo que hicisteis.

Fue un día inolvidable.

Besos y un fuerte abrazo para tu marido.

Ana

Como te entiendo…Me quedé sin trabajo un mes antes de que llegara la Navidad y estaba contenta porque iba a poder disfrutar de todos los días sin prisas, pasando tiempo con mi abuela en su casa con el brasero y comiendo turrón. Y esos días nunca llegaron, una semana antes de nochebuena nos dejó. No hay que esperar a mañana porque puede ser tarde!. Me encanta tu trabajo!! Muak

La vida es así de puñetera algunas veces, pero mírale el lado positivo, precisamente porque has acabado con tu temporada de bodas, estos días en los que tu familia te necesita y tu les encesitas a ellos, podrás pasar con ellos todo el tiempo que quieras y llevar juntos este momento duro.
Un abrazo fuerte!!

Olé Indara! Son todas preciosas, pero esa boda en Las Catedrales es de morir de bonita! Aún ayer le hablaba yo a mi chico de tí y le decía que si algún día hacemos una fiesta para celebrar lo maraBilloso que es seguir juntos, me encantaría contar contigo! Un beso y enhorabuena una vez más por tu arte y tu talento. Muacs! Ara

Perdona, no había leído el texto. UN beso grande y abrazo de cuello (pregúntale a Lu que significa) ;)

chus

Jo Indara qué ganas tenía de que nos escribieras por aquí, yo no tengo instagram así que no se nada de ti desde el 1 de agosto. Estoy deseando de ver todas esas bodas que seguro que son preciosísimas. Un beso grande.

Ana M. Meana

Todo lo que haces es absolutamente espectacular, no me canso de decirlo. El día que me case (porque llegará, algún día llegará ay por dios) quiero tu magia y tu buen hacer. No importa cuántas bodas tengas ese año. No imagino mi boda sin el sofá amarillo. ;)

Que fotos más preciosas! Me encantan todos los detalles, y esa boda en una playa… es increible es lugar para un momento tan mágico

Pues si, es una tontería que hacemos demasiado frecuentemente… postergar la felicidad. Y si no hay un mañana? Hay que vivir más al día!
Geniales las fotos :)
Besotes!